Creemos

24511

Cuando nos reunimos en celebración, de principio a fin expresamos nuestros deseos, anhelos, gratitud y convicciones. Escuchamos y somos interpelados por la Palabra y somos mecidos por el toque del Espíritu Santo.

Un momento importante es cuando expresamos en comunidad nuestras creencias, que no deben ser sólo meras afirmaciones teóricas, sino nuestra realidad cotidiana, nuestra forma de vida, nuestra esperanza:

No estamos solos, vivimos en el mundo de Dios. Creemos en Dios. Quien creó y sigue creando; quien vino en Jesús, la Palabra hecha carne, para reconciliar y renovar; quien actúa en nosotros y en otras personas, por el Espíritu. Confiamos en Dios.

Somos llamados a ser Iglesia: para celebrar la presencia de Dios, vivir con respeto en la Creación, amar y servir a las demás personas, empeñarse por la justicia y resistir al mal, proclamar a Jesús crucificado y resucitado, nuestro juez y nuestra esperanza.

En la vida, en la muerte, en la vida después de la muerte, Dios está con nosotros. No estamos solos. Demos gracias a Dios.

Esto es lo que creemos. Amén.

Toma mi mano

1395081493

Precioso Señor, toma mi mano.
Líbrame, déjame seguir.
Estoy cansado, estoy débil y agotado.
A través de la tormenta, a través de la noche
Llévame a la luz.
¡Toma mi mano, precioso Señor!
Guíame a casa.

Cuando mi camino parece desconsolado,
Precioso Señor, llévame cerca de ti.
Cuando mi vida casi se ha acabado,
Escucha mi clamor, escucha mi llamada,
Sostén mi mano para que no caiga.
¡Toma mi mano, precioso Señor!
Guíame a casa.

Cuando aparece la oscuridad
Y la noche se acerca,
Y el día ha pasado y se ha ido,
En el río estoy de pie.
Guía mis pies, sostén mi mano,
¡Toma mi mano, precioso Señor!
Guíame a casa.

Cine: La cabaña

1a-licrecia-12

Hace cuatro años la hija menor de Mackenzie, Missy, fue secuestrada durante unas vacaciones familiares. Todas las pruebas llevaron a los policías a pensar que fue asesinada salvajemente en una cabaña abandonada en los bosques de Oregon. Mack sigue arrastrando una gran tristeza en la actualidad, pero todo cambia cuando recibe una carta en la que se le invita a ir de nuevo a la cabaña durante un fin de semana. A pesar de los muchos recuerdos que aparecen en su mente, Mack acaba frente a la puerta de esa choza en una tarde de invierno, volviendo a revivir su más oscura pesadilla. Sin embargo, lo que encuentra allí cambiará su vida para siempre.

Película La Cabaña

Sendas Dios hará

pfaithandtrust

Si piensas que no puedes más, que no encuentras salida, que tus fuerzas se agotan, confía. No siempre sucede lo que deseamos, no siempre la vida es fácil, pero siempre tenemos la seguridad de que Dios nos consuela, se preocupa de nosotros, nos ama como una madre.

Jesús lo resume con brevedad cuando dice: en el mundo sufriréis, pero confiad, YO he vencido al mundo (Jn 16,33).

Sendas Dios hará donde piensas que no hay.

Dios te protegerá

24430

Dirijo la mirada a las montañas;
¿de dónde vendrá mi ayuda?
 Mi ayuda viene de Dios,
creador del cielo y de la tierra.

Dios jamás permitirá
que sufras daño alguno.
Dios te cuida y nunca duerme.
¡Dios cuida de Israel,
y nunca duerme!

Dios te cuida y te protege;
Dios está siempre a tu lado.
Durante el día,
el sol no te quemará;
durante la noche,
no te dañará la luna.
Dios te protegerá
y te pondrá a salvo
de todos los peligros.
Dios te cuidará
ahora y siempre
por dondequiera que vayas.

Salmo 121

Hallé un buen amigo

012-lumo-jesus-matthew

Hallé un buen amigo, mi amado Salvador,
Contaré lo que él ha hecho para mí;
Hallándome perdido e indigno pecador,
Me salvó y hoy me guarda para sí.
Me salva del pecado, me guarda de Satán;
Promete estar conmigo hasta el fin,
Él consuela mi tristeza, me quita todo afán.
¡Grandes cosas Cristo ha hecho para mí!

Jesús jamás me falta, jamás me dejará,
Es mi fuerte y poderoso Protector;
Del mundo me separo y de la vanidad,
Para consagrar mi vida al Señor.
Si el mundo me persigue, si sufro tentación,
Confiando en Cristo puedo resistir;
La victoria me es segura y elevo mi canción.
¡Grandes cosas Cristo ha hecho para mí!

Yo sé que Jesucristo muy pronto volverá,
Y entre tanto me prepara un hogar,
En la casa de mi Padre, mansión de luz y paz,
Do el creyente fiel con Él ha de morar.
Llegándome a la gloria ningún pesar tendré,
Contemplaré Su rostro siempre allí;
Con los santos redimidos gozoso cantaré:
¡Grandes cosas Cristo ha hecho para mí!

Solo tú

21843

Por mucho que intentamos apartarnos de ti, saber más que tú, ser más que tú, no dejas de amarnos. Pareces callar cuando elucubramos y nos perdemos en divagaciones vanas.

Pero estás aquí, sencillamente aquí. Ni allá, ni más arriba, ni más lejos. Aquí, ahora.

Jesús, solo tú, me bastas.